viernes, 7 de septiembre de 2007

Entrevista: Carlos Pérez Soto.

  • Carlos Pérez Soto es Profesor de Estado en Física. Hoy dicta clases de Epistemología y Filosofía de la ciencia, entre otras. También dirige seminarios sobre Marx y Hegel. Ha publicado varios libros entre los que destacan: “Para un concepto histórico de Ciencia” (1988), “Sobre la condición social de la Psicología” (1996) y “Para una crítica del poder burocrático” (2001). Entre sus tantos planteamientos, Carlos Pérez hace una propuesta radical: dar vuelta la espalda a la tradición marxista del siglo XX y enfrentar un nuevo marxismo, un maxismo del siglo XXI.

  • Primero que nada, según Carlos Pérez, ¿qué es ser marxista?

Se pueden llamar marxistas los que creen que las ideas de Carlos Marx son adecuadas como crítica del capitalismo, como concepto de la historia humana, como fundamento para pensar en la posibilidad de una sociedad sin lucha de clases.

  • ¿Cuál es el sentido de ser marxista hoy?

Tiene sentido porque es una matriz teórica profunda y poderosa para la crítica de la dominación imperante, porque desde él se puede hacer un análisis de clase de la situación global y trazar una perspectiva revolucionaria que apunte hacia un horizonte comunista.

  • ¿El marxismo sería el mejor camino para cambiar el mundo?

El marxismo no es la única manera de pensar un cambio radical, revolucionario, de la dominación. Puede contribuir con sus herramientas teóricas, y con las voluntades que convoca, a una oposición global, en que no es, ni debe ser, ni el único polo revolucionario, ni siquiera el hegemónico o dirigente.Es una perspectiva útil para abordar los problemas económico sociales e históricos, es útil como marco, o como fundamento. Pero, en la lucha concreta, muchas otras perspectivas podrían ser necesarias.

  • ¿Cuál es la diferencia entre un marxismo del siglo XXI y el marxismo del siglo XX que todos conocemos?

Los marxismos del siglo XX fueron inventados para sociedades que ya no existen, para el modo fordista de la acumulación capitalista, con sus rasgos: jerárquico, homogeneizador, centralista, estatalista. Es necesario inventar un marxismo adecuado para una sociedad altamente tecnológica, diversificadora, que domina administrando la diversidad, en que la tolerancia tiene un efecto represivo, en que la democracia es sólo un modo de administrar, en que la enajenación puede ser agradable, en que la dominación es interactiva.

  • Específicamente, ¿en qué ha cambiado la lucha de clases que concibió Marx y la lucha de clases actual?

El capitalismo clásico es una sociedad hegemonizada por la clase burguesa, la de los propietarios de los grandes medios de producción, la sociedad actual es dominada por un bloque de clase compuesto, burgués - burocrático, en que el dominio de la burguesía está inscrito en el marco de una clase que usufructúa del producto social desde sus funciones de administración del movimiento del capital. En el capitalismo clásico había una cierta continuidad entre los trabajadores, que eran pobres, y la pobreza de la marginalidad. En la sociedad actual hay una brecha creciente entre los integrados a la producción, incluyendo a los trabajadores, y los marginados absolutos. En el seno del posible movimiento popular han llegado a existir diferencias profundas, que pueden en muchos puntos convertirse en intereses contrapuestos.

  • ¿Hay teorías de Marx que sean mejor aplicables a la realidad actual que otras? ¿Cuáles? ¿Qué textos habría que tener en cuenta?

Lo mejor de Marx, lo más profundo, es su concepto de la historia humana, esto es lo que se puede encontrar en La Ideología Alemana, en el Manifiesto Comunista. La segunda gran contribución es su crítica del capitalismo, esto es El Capital o, más accesible, Salario, Precio y Ganancia. Mi opinión, en cambio, es que sus escritos políticos concretos, como el 18 Brumario, o la Lucha de Clases en Francia, son de una utilidad bastante limitada para nuestra situación actual.

  • Ud. habla de una clase burocrática emergente, ¿cuál es la relación de los trabajadores con esta clase y en qué se diferencia de la relación de estos con la burguesía?

La clase burocrática obtiene su usufructo de un reparto de la plusvalía creada por los productores directos. El "salario" burocrático es un salario que es, por razones ideológicas y estructurales, mucho mayor que el costo de producir la fuerza de trabajo a la que paga. Esto quiere decir que, de manera directa, los burócratas son explotadores. Están en el bloque de los explotadores. La contradicción fundamental, clase contra clase, es la que hay entre los productores directos asociados, y el bloque explotador burgués burocrático. La diferencia es política, no estructural. Lo que pasa es que en el derecho burgués no existe la figura de "ganancia burocrática", desde un punto de vista jurídico, los burócratas son asalariados. Sin embargo, desde un punto de vista estructural, es la manera en que se determina su "salario" la que los convierte en una clase social explotadora.

  • Pensando en las condiciones actuales de organización revolucionaria ¿cuál debiera ser la relación de los marxistas con otros grupos revolucionarios, llámese anarquistas, ecologistas radicales, etc.?

Los marxistas deben aprender que no son los únicos progresistas, ni son los únicos, ni los más importantes de la izquierda, y que no son los únicos, ni siquiera los demostrablemente mejores, entre los revolucionarios. El polo revolucionario es, y debe ser, mucho más amplio que los marxistas. La izquierda es, y debe ser, mucho más amplia que los marxistas. Una revolución de nuevo tipo no requiere ni de un partido único ni de una línea correcta, es necesario una red de movimientos unidos en un espíritu común. Una red que se proponga objetivos a la vez locales y universales, que tenga como su horizonte una sociedad sin lucha de clases.

  • ¿Podría explicar brevemente en que consiste lo que ud. llama “Revolución por Internet”?

Somos dominados en red. No se puede hacer una oposición jerárquica, organizacionalmente monolítica, a un poder en red. Es necesario organizar la oposición global en red. Por otro lado, una iniciativa revolucionaria sólo puede ser global. Hoy existen medios tecnológicos para hacer política de manera global. Internet es ese medio. Todo revolucionario del siglo XXI debe tener como mínimo un modem. Hay que aprender a dar batallas en las grandes avenidas del planeta. Internet es ese mundo de grandes avenidas.

  • ¿Cuál es su opinión acerca de lo que se ha llamado “nuevo socialismo”, especialmente en América Latina y con Hugo Chávez como figura más llamativa? ¿Cree ud. que este “nuevo socialismo” mejora o empeora la condición de los trabajadores?

El "socialismo" al estilo Chávez puede ser, indudablemente, un medio de mejorar la situación de los trabajadores, especialmente de los más pobres. Pero, dado que la tasa de explotación capitalista es enorme, dado que los niveles de sobre explotación y miseria masiva son abismantes, esto, en realidad no es muy difícil. Teniendo cobre o petróleo suficiente se puede repartir mucho bienestar, innecesariamente negado por el abuso capitalista, sin conmover todavía, en lo más mínimo, a los poderes globales. Se trata de repartir el exceso que la avidez no había querido repartir. Más allá de ese exceso, el "socialismo" de Chávez no representa el menor riesgo para el capitalismo global. Por eso existe. Porque sirve para descomprimir lo que la barbarie capitalista no había querido ceder. Hoy no es contradictorio mejorar situaciones locales confirmando con eso la estabilidad del poder global.

  • Según ud. ¿Se produciría un cambio significativo en la condición de los trabajadores si es que la derecha llega al poder en las próximas elecciones presidenciales? En su opinión ¿Qué sería menos malo para los trabajadores, la Derecha en el poder o la continuidad de la Concertación?

Yo creo que la situación de los trabajadores no cambiará en absoluto si la llamada derecha llega al gobierno. De hecho la derecha ya está en el gobierno. La derecha real en Chile es la Concertación. Esa es la mejor manera de administrar el modelo. Lo que puede ocurrir es un cambio de tipo simbólico, que puede llegar a tener un efecto político: quizás los trabajadores se opongan con mayor convicción a los siervos directos de sus dominadores que a estos serviles siervos, encubiertos con su retórica populista. Hay un efecto muy concreto que agregar: medio Chile, que vive de chuparle patas a la Concertación, que vive de la corrupción y la complicidad, podría quedar desempleados. Sospecho que muchos, que fueron, se acordarán sólo entonces de lo que fueron. Es duro tener que contar con estos "retornados a la izquierda" que sólo retornarán cuando ya no puedan seguir metiendo la mano en el bolsillo de todos los chilenos, pero bueno, sólo de esa manera se podrá armar un frente de izquierda un poco más amplio que el actual.

  • Por ultimo, le dejo un espacio para que agregue lo que guste.

Creo que una sociedad sin clases es posible. Una sociedad en que habrá familia, pero no matrimonio. En que habrá intercambio, pero no mercado. Habrá orden pero no leyes. Habrá derechos, pero no Estado de Derecho. Una sociedad en que la diferencia entre sufrir y ser feliz sólo será una diferencia intersubjetiva, en que no será necesario cambiar toda la historia para poder ser feliz. Una sociedad como esa, en que no haya lucha de clases, debe llamarse sociedad COMUNISTA. Y todos los que crean que es posible hacerla real tienen derecho a llamarse a sí mismos COMUNISTAS.

5 comentarios:

CASE RED EDGE dijo...

Me di el tiempo de leer detenidamente la entrevista al profe, me parecio muy interesante lo que aporta sobre el marxismo y bueno como ya te lo he dicho, creo que se necesita una discucion mas amplia acerca del marxismo y que tiene que surgir desde la misma izquierda, construir el marxismo del nuevo siglo desde marx como el dice.
compañero espero qque la discucion se genere en nuestro nuevo camino, tu sabes a que me refiero.

saludos.

Estudiantes Tratando de Hacer Algo dijo...

www.etharras.blogspot.com

Luz Maria dijo...

Ojalá pudieran no solo leer una entrevista. ojalá pudieran volver el tiempo atrás...esperarlo para las clases de Epistemología o Teorías & sistemas y escuchar su voz. Reconocer las tallas sobre el gordito Hume, aceptar su recomendación de dejar la Psicología o recibir en alguna de sus pruebas una flor mas un siete...que era mucho mas que un siete.
Cada vez que enseño a mis alumnos en la universidad todo lo que sé y que no sé recuerdo la pasión discreta de su voz grave y pausada y me inunda la nostalgia de haber tenido uno de los mejores profes de la Historia de este País. Que no solo me transmitió conocimiento sobre autores sino la irreverencia,la desfachaés, la revolución de alma y el ahogo de las certezas....
....tú y la tortuga....el chaleco negro con hoyos y tu libro de Neruda.....

Luzmaría Muñoz
Psicóloga, Profesora de Psicología Social y Psicología Comunitaria
Iquique, Chile

Metal Guru dijo...

Y quienes siempre han apostado por el comunismo (y por lo mismo han tendio que soportar los años de confusión en que esa palabra designaba sobre todo al capitalismo de Estado, el capitalismo sin capitalistas, legitimado en la reducción de Marx a ideología "M-L"), por qué tendrían que haber entregado el nombre para luego llamarse comunistas "otra vez"? en qué momento habría sido necesario dejar de serlo?

Antioqueño Marxista dijo...

leer la entrevista del profesor Carlos Perez S. no solo me permite convencerme de que el cambio es posible sino que me da la certeza de prepararme no para resistir sino para luchar y vencer.
gracias profesor por tan maravilloso legado gracias por compartirnos su conocimiento y por darse a esta tarea de aterrizarnos en la realidad.
att:un camarada y amigo colombiano.